Inicio » Fondos » Instrucciones para arruinarse rápidamente en 20 tweets

Instrucciones para arruinarse rápidamente en 20 tweets

Beach

1

Acaba de darse Usted cuenta de que no sabe qué hacer con ese dinero que no necesita, pero que tanto tiempo y esfuerzo le ha costado ahorrar.

2

Ante todo, no se informe de las posibilidades de inversión que existen. No compre libros sobre el tema, tan caros y exigentes en su lectura. No acuda a cursos impartidos por profesores y asesores independientes —si acaso, acuda a los que organizan los brókers, que sólo buscan lo mejor para Usted, por eso son gratis—. Confíe en lo que ha leído por encima en un par de blogs u oído en la radio mientras vuelve del supermercado. También puede escuchar a su cuñado, sin duda un experto que habrá ganado mucho dinero —o por lo menos alcanzado el tweet 18— por cómo habla de tal acción que ha doblado su precio, o lo fácil que es, según él, predecir qué hará el petróleo o el IBEX-35 mañana y forrarse.

3

Como casi todos los españoles también puedo, si la cantidad que ha ahorrado es importante, comprar ladrillo cuanto antes: todos le repetirán que es la mejor inversión de su vida y, casualidades de la vida, precisamente ahora que se lo pregunta al director de su sucursal bancaria es el momento perfecto según “los expertos”.

4

Si el ladrillo le parece algo muy lento para forrarse y sigue sin saber qué hacer con el dinero ahorrado, pregúntele al director de la sucursal bancaria de su esquina por otras opciones de inversión. Él sabrá cómo indicarle, de entre los miles de productos de inversión existentes a su alcance, por qué precisamente el fondo o depósito que ofrece su banco este mes es, sin ninguna duda, el que mejor se adapta exactamente a Usted y sus necesidades particulares. ¡Qué afortunado!

5

Si se acerca fin de año, no olvide aportar el máximo deducible a su plan de pensiones. Así rentabilizará su dinero de la peor manera posible para complementar su inexistente pensión pública futura.

6

Pero si decide pasar del banco y el ladrillo —métodos muy lentos para forrarse rápidamente—, escuche con atención los cantos de sirena de la publicidad con la que los brókers y vendedores de crecepelo llenan las redes. Para creérselos, imagine que puede multiplicar su dinero por dos o por tres con un par de clicks en poco tiempo. La inversión pasiva es para perdedores. Cierre los ojos y repita la operación en su mente n-veces, hasta que consiga llegar en pocos pasos a varios millones de euros. Dese tiempo de paladear y disfrutar sus fantasías, pues le ayudarán a tomar las decisiones necesarias cuando le surjan incómodas dudas.

7

Compre el Expansión, el Cinco Días y el Financial Times todos los días en el mismo sitio. Léalos por encima y note lo fácil que era predecir lo que ya ha ocurrido. A las pocas semanas su kioskero no tardará en verle como un experto en finanzas y en preguntarle si es momento de volver a comprar Santanderes o el chicharro de moda que todo el mundo comenta en Twitter.

8

Elija su bróker por el apalancamiento que le permita y sobre todo su publicidad; no por los costes, servicio, liquidez, solidez financiera, o las experiencias positivas de otros clientes. Sin duda el que tenga la App con la interfaz más chula y le ofrezca mayor capacidad de apalancamiento será el más adecuado para multiplicar su dinero en el menor tiempo posible.

9

Elija un derivado financiero altamente apalancado, de esos que si se equivoca, lo pierde todo o más: Es el camino más seguro para hacerse millonario antes del próximo verano, que por supuesto disfrutará en una suite de un hotel Mandarin en una playa al otro lado del mundo.

10

Seleccione cuidadosamente su apuesta. Estudie en profundidad la situación del mundo, de los mercados, y por último del activo sobre el que apostará. Dedique un día o dos a definir su apuesta, pero no más, pues podría bloquearse ante tanta información y perderse la oportunidad de su vida. Huya de los que aconsejan invertir sobriamente, a largo plazo y con sentido común: esos nunca se harán ricos antes de las vacaciones como Usted.

11

Construya una narrativa sólida en su cabeza sobre lo que va a ocurrir con el activo que ha elegido (la empresa de moda, el petróleo, el IBEX-35 o lo que sea). Sorpréndase a sí mismo contemplando cómo todos los actores implicados y acontecimientos del mundo se van a mover e interactuar en la dirección que Usted predice; pues no hay otra posibilidad lógica de que ocurra de manera diferente.

12

Invierta todo lo que tenga disponible en su apuesta. ¿Para qué dejar algo de sobra si después se arrepentirá de no haberlo metido todo y ganar aún más?

13

Disfrute imaginando lo tontos que son el resto de inversores y especuladores del mundo, con lo fácil que es ver su oportunidad de trading y hacerse rico. De repente, Warren Buffet le parecerá un aprendiz que, con su raquítico 20% de rentabilidad media al año —incluídos bastantes años perdedores— no se entera de la película.

14

Una vez ha ejecutado el trade y ve cómo el mercado empieza a ir en su contra, lea y escuche sólo a los analistas y tuiteros que piensan como Usted. No escuche ninguna otra opinión: ¡podrían surgirle dudas! Así se quedará más tranquilo sabiendo que Usted tiene razón y el mercado se equivoca.

15

A medida que la pérdida crece y crece gracias a la confabulación mundial que ha puesto de acuerdo a todos los mercados y al mundo precisamente contra Usted —y al apalancamiento, que quizá algo tendrá que ver—, busque el resto de dinero que tenía por ahí en otras cuentas, guardado para emergencias o para la Universidad de los niños, y transfiéralo a la cuenta de su bróker. No muestre debilidad al hacer esto y no se demore: que su bróker vea que Usted no es como el 90% de clientes particulares que se arruinan y está decidido a hacerse millonario a toda costa.

16

Dese cuenta de que si antes el precio era bueno, ahora que se ha movido en contra representa una mayor oportunidad de ganancia. A eso los profesionales de la ruina lo llaman “promediar”, el deporte que más practican los que verdaderamente saben algo de ganar mucha pasta —de boquilla en las redes— y muy rápido en los mercados (o al menos eso le dice también su bróker).

17

Una vez tenga invertido todo su dinero en su apuesta perfecta —mejor si se ha endeudado con un crédito—, observe en silencio cómo desaparece delante de sus narices y el bróker —que de repente cambia el tono de amigo cómplice a acreedor agresivo— le solicita que transfiera más fondos o cierre la cuenta.

18

Con sus ahorros volatilizados y quizá gravemente endeudado, presuma de lo que sabe de mercados delante de amigos y cuñados dando, aunque no se la pidan, su opinión sobre lo que hará tal acción de moda, el petróleo o el IBEX-35 el mes que viene, como un auténtico experto que ya es. En silencio recordará que los 30€ que le parecían un robo por aquel libro de inversiones de aquel señor aburrido del siglo pasado, ahora le parece increíblemente barato comparado con los miles de euros que le ha costado convertirse en “el cuñado que sabe de Bolsa” o el tuitero que “compró antes de que subiera y vendió antes de que se hundiera”.

19

En el caso de que su primera apuesta haya resultado ganadora —¿podría haber resultado de otra forma?, se pregunta mirándose al espejo con una sonrisa de amo del mundo—, apuéstelo todo —y más— de nuevo a otro trade, a ser posible más apalancado aún. Si no puede apalancarse más, busque un “mejor” bróker, que le permita apalancarse 100, 200 o 500 a 1. Para qué andarse con milongas si el mes que viene ya se jubila con el jet privado en la isla que se va a comprar con lo que sobre de su fortuna inminente.

20

Repita el paso 19 hasta que consiga instalarse cómoda y definitivamente en el paso 18.

Ciclo inversor


3 comentarios

  1. […] PS: El problema que suele tener el inversor en el largo plazo —y esto es algo que dejaremos para un artículo posterior— es que le resulta prácticamente imposible soportar los inevitables periodos de pérdidas que se suceden con los ciclos económicos. Y es que para un mismo nivel de variación porcentual de su inversión, el ser humano sufre entre 2 y 3 veces más por una pérdida que por una ganancia (con el español típico dicha asimetría es aún peor). Es el llamado Efecto Kahneman-Tversky del que hablo aquí, y que aleja a tantas personas de alcanzar sus objetivos de inversión en el largo plazo, convirtiéndolas en víctimas fáciles para los que venden sin ningún escrúpulo sueños imposibles. […]

Responder a El gestor más grande del mundo – El inversor sobrio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

“Las dos armas más poderosas de todo inversor son: (i) Aceptar nuestra propia ignorancia, y (ii) ser conscientes de lo poco que podemos saber sobre el futuro.”

—Benjamin Graham

Te aviso del próximo post:

Últimos twitts